24 nov. 2008

Quantum of Solace - Acción más descafeinada...





Si nos ponemos a pensar el numero de películas de James Bond que llevan, daríamos con que nos encontramos con la numero 22 de la serie.

Y es que, donde fueron a parar aquellos 007 de antaño viendo a este nuevo mastodonte. Pues aquellas cosas, como el estilo, la finura y elegancia. Son eclipsadas por la brutalidad, la rudeza y el poco tacto.

Pero que demonios, posiblemente nos encontremos al primer agente 007 realista de los cinco que llevamos. Es frío, duro, calculador y la vista de sus enemigos, sin sentimientos.

No se de quien seria la idea en su día pero se puede dar una medalla. Daniel Craig borda el papel del agente doble cero primerizo. Que siendo primero, es normal que te lluevan todas por todas partes.

En Casino Royale veíamos a un Bond con una reciente conseguida licencia de doble cero. En la cual podíamos ver que todavía es un poco inocentón y quiere confiar en todo el mundo. Tras el trágico final para el, comienza su andadura en Quantum of Solace. La que podríamos considerar la primera secuela directa de la saga. Ya que la historia continua apenas unas horas después de lo ocurrido en Casino Royale.
James Bond no confía en nadie, nos demuestra que ya no le queda ni un ápice de sentimiento o eso nos intenta hacer creer, pero no convencer, ya que la foto de su fallecida amante siempre le acompaña cerca de su corazón.
Y con todo ello hace frente a la que parece ser una gran organización en la sombra llamada Quantum.

La primera media hora sigue con emocionantes persecuciones, tiroteos y peleas, esta interesante organización que lleva a Bond directamente al malo de la película. Como siempre un millonario que tiene en su poder una compañía a favor del medio ambiente y que trama algo oscuro y malévolo.

Desgraciadamente una vez acabada la proyección de la película y sin haberte aburrido para nada en absoluto. Descubres que la interesante trama de la secreta organización apenas es develada y más o menos te quedas como al principio. Me imagino que con la tercera seguiremos.

Aquí solo hay un amo en toda la película y ese es Daniel Craig, un gran actor que a conseguido alzarse con el apelativo del mejor bond de todos los tiempos. Incluso quitándole el trono al tan carismático Sean Conery.

Y por ultimo solo decir que su director Marc Foster se podía haber quedado en casa ya que este sujetillo se nota que no tiene ni idea de donde poner la camara y le deja todo el trabajo a los directores de acción y a los especialista. Los cuales merecen un aplauso y alabanzas por parte de este seguidor acérrimo de la saga.

La película no llega ni de lejos a la altura de Casino Royale un producto bastante superior que aunque no tenga tantas escenas de acción goza de una narrativa apasionante y una partida de poker que pasará a la historia

Lo mejor: Daniel craig como siempre. Y todas las escenas de acción. Son muchas y espectaculares.
Lo peor: La sensación de no haberte contado nada de la trama y quedarte con ganas de una tercera para que te sigan explicando cosas.

Nota: 6.2